La web para ser mejores padres
Síguenos en:

Pedir sin exigir

73pedirsinexigir
Nuestros hijos necesitan y sienten cosas que en ocasiones no saben cómo comunicarlas. A veces, no saben ni lo que quieren. En esos momentos, cuando están desbordados o sencillamente cuando piensan de manera egocéntrica, sus peticiones se convierten en quejas o en exigencias. Son formuladas con agresividad, incoherencia o tonos desafiantes.

Por eso, cuando tu hijo te pida algo de manera incorrecta, hazle reflexionar sobre su manera de verbalizarlo. Puedes decirle: “Entiendo lo que me pides pero no es una manera precisa pedírmelo así. No puedo tenerlo en cuenta hasta que me lo pidas de forma respetuosa y clara. Tú sabes cómo hacerlo. ¿Puedes intentarlo de nuevo, por favor?“.

Puedes aplicar este concepto también con adolescentes. Previamente trabaja con ellos lo que consideras “claro y preciso” para que sepan a qué atenerse. Un buen recurso en recurrir a la descripción del problema.

Pedir sin exigir. Todo un arte que ellos también tienen que aprender.

  

¿Te ha gustado este contenido?

Si te ha gustado, te agradeceríamos que lo compartieras y nos ayudaras a darlo a conocer. Muchas gracias.

PinIt

Deja un comentario