La web para ser mejores padres
Síguenos en:

No a los gritos

001gritar_acostumbrarse
Gritar baja la autoestima de nuestros hijos. Les crea rencor y se alejan de nosotros. Nos hace perder prestigio y respeto ante ellos. Y para colmo, no consiguen que obedezcan. Entonces, ¿para qué gritar?
  1. Prueba a ponerte a su misma altura. Ponte de cuclillas si es necesario.
  2. Mírale a los ojos.
  3. Con voz firme pero suave dile lo que quieres que haga.
  4. Dile que te repita la indicación en voz alta, así te aseguras que lo ha entendido.
  5. Acaba con un “Estoy seguro de que tu puedes hacerlo”. Y sonríele.

No siempre obedecerán pero con seguridad que aumentarán en mucho las posibilidades de que lo hagan.¡Y sin efectos secundarios negativos!

  

¿Te ha gustado este contenido?

Si te ha gustado, te agradeceríamos que lo compartieras y nos ayudaras a darlo a conocer. Muchas gracias.

PinIt

Deja un comentario