La web para ser mejores padres
Síguenos en:

Cuando las prisas de los padres se convierten en estrés para los hijos.

97prisas

El sistema neurológico de nuestros hijos no está preparado para el ritmo de vida al que están acostumbrados los adultos. No está tan entrenado y es mucho más sensible a las presiones y al estrés.
Este es un motivo por el que no debes contagiar a tu hijo de tus prisas y vorágine. Pero hay otro motivo más importante que tiene que ver con la educación.
Tu hijo está en formación constante. Cada día aprende y descubre cosas nuevas. Necesita calma para asimilar sus aprendizajes y para poder aprovechar al máximo las oportunidades del día a día con conciencia plena. De esta manera se acostumbrará a hacer las cosas con calidad, fijándose en los detalles, distinguiendo lo importante de lo que no lo es.
Crecer así le permitirá desarrollar todas sus potencialidades para poder convertirse en un adulto que sabrá manejar con orden los múltiples estímulos estresantes de la vida.

  

¿Te ha gustado este contenido?

Si te ha gustado, te agradeceríamos que lo compartieras y nos ayudaras a darlo a conocer. Muchas gracias.

PinIt

Deja un comentario